Se denuncia oficialmente la tala de la palmera de Santo Domingo

Fuente: www.lacasademitía.es

Ya basta. Desde la Mesa del Árbol denunciamos públicamente y ante la guardia civil, con denuncia oficial, el brutal crimen contra la palmera de Santo Domingo, la ocultación de la planificación del acto, los engaños y la falta de transparencia por parte de las administraciones públicas en la gestión de nuestros árboles, parques y arboledas. De cómo se han gestionado los permisos durante el confinamiento sin informar a la ciudadanía, a esta Mesa de Árbol o al resto de partidos políticos. 

Estamos cansadas y cansados de los constantes atentados contra nuestro patrimonio natural que llevamos sufriendo desde hace años con la pérdida de muchos ejemplares de este municipio perpetrados desde distintos estamentos políticos e institucionales, así como desde intereses empresariales y particulares que se revelan incapaces y poco interesados en administrar este patrimonio de forma adecuada. 

Aquí ya no se respeta ni a nuestros emblemas naturales de nuestro Conjunto Histórico. Tan sólo se muestra desprecio hacia los árboles y palmeras que desde hace tanto nos acompañan y nos enriquecen. La Orotava ha ido sufriendo un empobrecimiento en cuanto a árboles bastante trágico y lamentable que ha ido a más y a peor. El atreverse a eliminar una palmera canaria (Phoenix canariensis) de nuestro casco, importantísimo elemento patrimonial, ligado a nuestra historia, con un gran valor local, paisajístico, ornamental, medioambiental, cultural, social, un ejemplar único en edad, podía llegar a alcanzar los 200 años, en altura, más de 23 metros, y en ubicación, en pleno casco, junto a otro elemento de gran valor patrimonial como es el Convento de Santo Domingo. Es una más de las demostraciones de este Ayuntamiento ante la falta de respeto y sensibilidad hacia los árboles en este municipio, unos seres que además de alegrarnos la vista se han convertido en piezas claves y fundamentales (por sus funciones vitales) ante la lucha contra este cambio climático que trae consigo el aumento de las temperaturas y desertización

Esta palmera legendaria de Santo Domingo era un referente paisajístico que embellecía esta histórica y conocida vista de La Orotava, tantas veces admirada, fotografiada, pintada e incluida en un sinfín de libros y guías. Y como no podía ser de otra forma también se hallaba incluida en el Catálogo de Árboles Monumentales y Flora Singular elaborado por el Cabildo de Tenerife (catálogo en la que figuraba que estaba en suelo público). Se la podía divisar desde muchísimos ángulos en la lejanía. Y ya no está. Se han deshecho de ella sin motivos aparentes, sin razones de causa, sin remordimientos. Ya no se cimbreará más al viento con su estilizada figura y frondosa copa, ya no dará cobijo a más generaciones de cernícalos y otras aves que abrieron los ojos entre sus hojas. Desde la Mesa del árbol estamos consternadas/os ante tanta atrocidad sobre nuestro patrimonio natural. Un patrimonio muy valioso que no está nada seguro en las manos de nuestros dirigentes. 

Lo acontecido el jueves 2 de julio de 2020 en la mañana, quedará grabado en los anales de esta tierra. Acontecimiento que ya es conocido en todas las islas del archipiélago, desde donde nos acompañan en este sentimiento, de pérdida. Esto nunca se va a olvidar. Y así seguiremos trabajando para que llegue un momento en el que los delitos contra nuestro patrimonio natural formen parte de un pasado remoto. 

Escrito por Mario Marrero Arencibia, vicepresidente de ‘La Vinca – Ecologistas en Acción.

COMPÁRTEME