Manifiesto

LA ASAMBLEA CIUDADANA DE LA OROTAVA, UNA HERRAMIENTA PARA LA CONFLUENCIA

La formación de un frente del cambio en el municipio de La Orotava es un objetivo esencial para poder cambiar la relación de poder y las políticas que hasta ahora han sumido a nuestra villa en una grave crisis social. Lo asumimos con el convencimiento de que la confluencia es el único camino para construir una alternativa sólida al gobierno local de Coalición Canaria, pero también con la voluntad de reforzar la cohesión interna, renovar la ilusión, incorporar más mujeres y gente joven, consolidar el buen trabajo institucional desarrollado hasta ahora y abrir más la organización para conectar con las necesidades de la ciudadanía.

No hay alternativa a la confluencia, pero la suma de partidos es insuficiente: es necesario aglutinar una mayoría social y política. Se trata de estar en las instituciones sin perder la perspectiva de que el cambio social no se producirá por aprobar una moción o un gobierno municipal, sino construyendo un contrapoder social.

El trabajo a pie de calle, con organizaciones sociales, con plataformas y con actores sociales, necesita de un esfuerzo organizativo y de la cooperación entre las diferentes organizaciones para lograr la unidad de acción. Para ello, es imprescindible la construcción de una Asamblea Ciudadana como elemento nuclear del proyecto político, articulándola como una nueva expresión del municipalismo popular y democrático-participativo, al modo de una expresión política y organizativa en la que ciudadanía, plataformas, colectivos y organizaciones –en pie de igualdad y mediante mecanismos asamblearios y participativos– construyan un espacio autónomo de encuentro y reflexión, de articulación y movilización de las preocupaciones y las aspiraciones vecinales, que tenga también su propia expresión político-institucional a través de la creación de una candidatura electoral municipal de confluencia ciudadana que permita tanto marcar la agenda política desde la oposición como, en su caso, formar (o colaborar con) gobiernos municipales populares.

Esta Asamblea Ciudadana de La Orotava se define como:

1. Un movimiento municipalista

El ámbito municipal es un espacio apropiado para el desarrollo de experiencias participativas, porque aporta una comunidad mucho más cercana en la que la ciudadanía puede encontrarse, deliberar y actuar conjuntamente para afrontar sus problemas y desarrollar sus aspiraciones.

Pretendemos superar los sistemas tradicionales de representación política (partidos, coaliciones…), construyendo nuevas y mucho más flexibles formas de participación y asociación (asambleas, juntas, consejos, plataformas, consultas, iniciativas populares, …), abordando los problemas concretos de lo local sin obviar sus interrelaciones y dependencias con los problemas globales, y viceversa (piensa globalmente pero actúa localmente, y piensa localmente pero actúa globalmente).

Se trata de poner en marcha un movimiento que implique la incorporación y el avance de diferentes actores políticos hacia un espacio común, con el objetivo de aglutinar una mayoría social y política sobre la base de los derechos humanos, la democratización, el nuevo municipalismo, los movimientos sociales y la singularidad de Canarias. Es preciso generar una alianza proyectada hacia el futuro que rompa la hegemonía de las élites dominantes insulares y redefinir la centralidad política canaria.

2. Un movimiento social y político de izquierdas

Un movimiento social y político canario de izquierdas, constituido por distintas organizaciones políticas y por personas pertenecientes a diferentes colectivos sociales, concebido como un movimiento plural y abierto a la integración en él de todas aquellas personas, colectivos y fuerzas políticas que compartan sus fines y principios organizativos.

Con la aspiración de conseguir un auténtico Estado social, de derecho, republicano y laico que promueva la construcción de una sociedad basada en un modelo de desarrollo social y económico sostenible, basado en las energías limpias, respetuoso con el medio ambiente y la biodiversidad y, por tanto, opuesto al productivismo, desarrollismo y consumismo actualmente imperantes.

Para canalizar y defender las necesidades y aspiraciones de todas aquellas personas, colectivos y comunidades que luchan contra el injusto sistema capitalista y que hoy sufren alguna forma de explotación económica, de opresión política, de exclusión social, de discriminación sexual o de empobrecimiento o dominación cultural. Aspira a la plena emancipación de los pueblos, comunidades y personas.

3. Un movimiento plural

Basado en los principios de la justicia social, la igualdad, la solidaridad, la sostenibilidad y el respeto a todos los seres vivos, así como la profundización de la democracia y la extensión de la participación ciudadana a todos los ámbitos de la sociedad, asumiendo las aportaciones más sugerentes de las diferentes tradiciones ideológicas (socialista, libertaria, comunista, izquierda nacionalista) y de los movimientos sociales (ecologista, pacifista, feminista, estudiantil, vecinal…) de la izquierda.

4. Un movimiento democrático y participativo

Es preciso dar pasos decisivos hacia el acercamiento a la ciudadanía a la toma de decisiones sobre los asuntos comunes, con el fin de que:

– las decisiones públicas se tomen mediante procesos democráticos participativos.

– se desarrollen políticas de autogestión de esas decisiones.

– la ciudadanía ostente la capacidad de decidir sobre todos aquellos asuntos que le afectan de modo relevante o que considera oportuno decidir por sí misma en todos los ámbitos sociales.

– Canarias se articule, en cuanto sea posible, sobre la base del municipalismo y/o las comunidades implicadas y determinadas por participación y consenso.

5. Movimiento igualitario, feminista y antipatriarcal

El actual sistema capitalista y productivista es también un sistema profundamente patriarcal, generador de múltiples formas de discriminación de las mujeres en los distintos órdenes de la vida, tanto en el espacio público, social, laboral y educativo, como en el privado, sexual, doméstico y de cuidados.

Frente a tal realidad, perseguimos la participación igualitaria de hombres y mujeres en la sociedad y, por tanto, plenos derechos políticos, sociales y laborales para las mujeres; un acceso igualitario de éstas a la riqueza, a los recursos sociales y a los espacios de participación de toda índole; un reparto equitativo entre mujeres y hombres del trabajo productivo y de las tareas de reproducción y cuidados de las personas; una economía verde que incorpore la perspectiva de género; una visión ecofeminista y socialista de la producción y la economía; una existencia libre de violencia para las mujeres; la absoluta libertad sexual y reproductiva… y un largo etcétera. Asumimos, en definitiva, la defensa de la igualdad de género como un principio básico de nuestra acción política.

Para ello, la Asamblea impulsará políticas de igualdad de género e iniciativas diversas en el ámbito institucional enmarcadas en los principios arriba enunciados. Pero también desarrollará sus principios en la calle, junto al movimiento feminista y otras organizaciones sociales y sindicales, generando espacios que nos permitan extender los valores del feminismo, de la izquierda, del ecologismo y del ecofeminismo.

Asimismo, incorporará esta defensa específica de la igualdad de género a todos los ámbitos de la vida de nuestra organización, potenciando los espacios de intercambio, encuentro, afirmación, comunicación y solidaridad entre las mujeres, pero también mediante el desarrollo de acciones positivas y fórmulas de proporcionalidad entre los géneros en todos nuestros órganos de participación y decisión.

6. Un movimiento canario, soberanista y solidario

Centrará su acción política en la emancipación social del pueblo canario, considerando al pueblo canario como sujeto político. Defenderemos el derecho a decidir por sí mismo el tipo de relaciones que desea mantener con otros pueblos, esto es, el derecho a la autodeterminación de los pueblos. Construir un modelo económico autocentrado, equilibrado, sostenible, socialmente justo y basado en el más alto grado posible de autosuficiencia y soberanía política, económica, alimentaria y energética.

Defenderemos, igualmente, la solidaridad, la cooperación y la colaboración política, económica y cultural.