Moción en defensa del Patrimonio Vegetal y Natural de La Orotava

En el pleno del pasado 28 de julio presentamos ante el resto de grupos del consistorio villero esta MOCIÓN EN DEFENSA PATRIMONIO VEGETAL Y NATURAL DEL MUNICIPIO DE LA OROTAVA. Reproducimos el texto a continuación:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Ya indicamos en la moción presentada en marzo de 2017 sobre la Protección de la Palmera Canaria la importancia del arbolado urbano, ya que forma parte del patrimonio histórico-artístico del municipio y es un ingrediente inseparable de su actual puesta en valor y comprensión, configurando el derecho social al paisaje.

Es alarmante el poco nivel de tutela institucional del arbolado urbano en Canarias. El problema lo encontramos en prácticamente todos los municipios de Canarias, que están desprotegidos y sometidos, que con las excusas más variadas procede a talar árboles, incluso, a veces, centenarios, bien sea por una obra o porque están enfermos. Es uno de los motivos por los que hace falta una Ley de Protección del Arbolado Urbano que reclamamos, por esa falta de protección ante la voluntad política de destruir unos árboles.

Hacemos nuestras las palabras del colectivo Mesa del Árbol de La Orotava:

“Ya basta. Estamos cansadas de los constantes atentados contra nuestro patrimonio natural que llevamos sufriendo desde hace años con la pérdida de muchos ejemplares de este municipio perpetrados desde distintos estamentos políticos e institucionales, así como desde intereses empresariales y particulares que se revelan incapaces y poco interesados en administrar este patrimonio de forma adecuada.

Aquí ya no se respeta ni a nuestros emblemas naturales de nuestro Conjunto Histórico. Tan sólo se muestra desprecio hacia los árboles y palmeras que desde hace tanto nos acompañan y nos enriquecen. La Orotava ha ido sufriendo un empobrecimiento en cuanto a árboles bastante trágico y lamentable que ha ido a más y a peor. El atreverse a eliminar una palmera canaria (Phoenix canariensis) de nuestro casco, importantísimo elemento patrimonial, ligado a nuestra historia, con
un gran valor local, paisajístico, ornamental, medioambiental, cultural, social, un ejemplar único en edad, podía llegar a alcanzar los 200 años, en altura, más de 23 metros, y en ubicación, en pleno casco, junto a otro elemento de gran valor patrimonial como es el Convento de Santo Domingo.

Lo acontecido el jueves 2 de julio de 2020 en la mañana, quedará grabado en los anales de esta tierra. Acontecimiento que ya es conocido en todas las islas del archipiélago, desde donde nos acompañan en este sentimiento, de pérdida. Esto nunca se va a olvidar. Y así seguiremos trabajando para que llegue un momento en el que el deterioro de nuestro patrimonio natural forme parte del pasado”.

Comunicado de La Mesa del Árbol de La Orotava

Creemos que si se hubieran elaborado planes de diagnóstico del arbolado y planes para su conservación, hace años se hubiera tratado la supuesta ‘mala salud’ del ejemplar de Phoenix canariensis y evitar este trágico final. Esta falta de diagnósticos y planes de conservación acabaron en otra trágica tala de seis ejemplares protegidos.

También apoyamos activamente la ILP para la Protección del Arbolado Urbano que surgió en Las Palmas ayudando a recoger firmas entre amistades y familiares. Esta ILP ha superado las 18.000 firmas para que sea estudiada por la Mesa del Parlamento de Canarias. Esperamos que el texto no sea mutilado o sustancialmente modificado.

Consideramos la Iniciativa Legislativa Popular como un instrumento útil para los Ayuntamientos para la conservación, promoción y divulgación de su arbolado urbano y periurbano; fomentar los planes de gestión del arbolado urbano, los catálogos de árboles singulares, así como los inventarios, actualizando e identificando todo el patrimonio vegetal de cada municipio; y remitir al Parlamento de Canarias el acuerdo para su consideración.

Se trata de dar herramientas a los ayuntamientos para que puedan gestionar mejor el arbolado urbano. No existe una legislación específica que pueda proteger estos árboles y, aunque aparentemente, los va a someter a una serie de obligaciones de cuidarlos y censarlos, será también una herramienta para saber decir que ‘no’. Porque estamos viendo que muchas veces es la presión vecinal (ese odio al árbol) quien demanda que sean arrancados los de enfrente de su casa o en las aceras. Los ayuntamientos se ven sin una ley que diga que eso no se puede hacer porque está protegido.

Nuestra denuncia en redes y en medios de comunicación llegó hasta el Cabildo de Tenerife

Casi todos los ayuntamientos, como el de La Orotava, delegan a una gestión privada los parques, jardines y arbolado urbano y estas empresas pueden aplicar criterios económicos, como unas podas excesivas y drásticas con la finalidad de reducir el trabajo, es decir, un árbol más pequeño pues menos trabajo, mientras que lo que debería cuidarse son los grandes árboles que dan sombra, protegen las calles, filtran la contaminación, nos ayudan a amortiguar los ruidos de la ciudad y, sobre todo, a retener los gases contaminantes y de efecto invernadero y a producir oxígeno.

La moción entronca con el texto de Emergencia Climática aprobado en el Pleno del 30 de julio de 2019. La Emergencia Climática declarada a nivel nacional y del Gobierno de Canarias no se ha traducido hasta la fecha en medidas prácticas y una de ellas es el mantenimiento y protección del arbolado urbano, puesto que es fundamental en el freno de las emisiones de CO2, la retención de los contaminantes y ayudar así a combatir el cambio climático.

Ahora bien, ¿cómo se llegó a esta situación de no retorno? ¿Se pudo hacer algo para evitarlo? Sin duda, los gobiernos de Coalición Canaria en las diferentes escalas de la Administración (municipal, insular y autonómica) tienen una responsabilidad incontestable, por su nulo interés en conservar el patrimonio natural y el medio ambiente, a pesar de la consabida retórica nacionalista y de defensa de “lo nuestro”.

Creemos que se tuvo que haber actuado entonces y exigir de los departamentos de Sanidad Vegetal del Gobierno de Canarias y el área de Medio Ambiente del Cabildo de Tenerife —ambos con competencias para actuar sobre las especies catalogadas— cumplieran con su papel de protección. La desidia y el abandono han sido manifiestos.

Mirando al futuro se hace urgente un estudio que debe ir acompañado de una acción dirigida a conocer la realidad del arbolado de nuestro municipio.

El arbolado mejora la calidad de vida de nuestras vecinas y vecinos, suponen un ahorro energético dado que sombrean zonas de paso, patios o ventanas, aportan humedad al aire, reducen la contaminación acústica, protegen nuestros suelos de la erosión, absorben grandes cantidades de CO2 o partículas en suspensión, contaminantes que más enfermedades provocan en las ciudades y, siempre que sean autóctonos, nos ofrecen la posibilidad de generar biodiversidad. La masa arbórea en nuestro municipio constituye un valor patrimonial que debemos proteger, promover, defender y aumentar.

¿cómo se llegó a esta situación de no retorno? ¿Se pudo hacer algo para evitarlo?

Para avanzar hacia un modelo de municipio más habitable y sostenible es necesario que nuestro Ayuntamiento cuente con los instrumentos de gestión y ordenación necesarios para que la defensa de nuestro arbolado, así como su protección y su tratamiento sea posible.

No debemos permitir que se vuelvan a producir episodios de talas que hemos vivido en los últimos años en nuestro municipio. Asimismo, se hace necesario dotarnos de una herramienta reglamentaria que nos permita la defensa del arbolado, así como de su correcta catalogalización y protección bajo criterios de índole medioambiental.

También sería necesario que pudiéramos adoptar la “Norma Granada” y su método de valoración del arbolado ornamental, redactada por la Asociación Española de Parques y Jardines Públicos y que cuenta con el refrendo de la UNESCO a través del Programa sobre el Hombre y la Biosfera (MAB, por sus siglas en inglés). Es imprescindible que La Orotava avance en la reivindicación social del arbolado urbano como un pilar fundamental de desarrollo, no solo medioambiental, sino también patrimonial.

Hay que elaborar planes de diagnóstico del arbolado y estrategias y medidas para su conservación para evitar estas tragedias. Existen propuestas, y muchas, en los diversos colectivos y asociaciones que defienden nuestro patrimonio natural. Por ello, es imprescindible contar con ellas para diseñar el futuro Plan sobre el Arbolado.

Por todo ello, sin menoscabo de las enmiendas y añadidos que el resto de grupos crea necesarios para su perfeccionamiento, el grupo mixto municipal de Asamblea por La Orotava eleva al Plen, para su aprobación, si procede, el siguiente

TEXTO DE LA MOCIÓN

El Excmo. Ayuntamiento de La Orotava acuerda:

1Elaborar una ordenanza municipal de zonas verdes y de protección del arbolado, como instrumento que regule el uso, conservación, protección y utilización de las zonas verdes de manera que se conserven sus valores ecológicos, funcionales y estéticos e incluyendo criterios de protección del arbolado existente en el municipio frente a modificaciones urbanísticas y nuevos desarrollos, estableciendo en todo caso el mantenimiento de la masa forestal que se pretenda sustituir y deteniendo la tala indiscriminada en suelo urbano, público y privado si ésta es evitable, buscando siempre el respeto de los ejemplares existentes.

2 Crear un inventario/catálogo municipal de árboles singulares y flora urbana como herramienta de clasificación, gestión, protección y difusión de sus valores naturales. Este catálogo se incluirá en las normas subsidiarias de nuestro municipio.

3 Establecer medidas saludables y sostenibles en el mantenimiento de parques y jardines del municipio:

  • Medidas para garantizar el respeto a las Normas Tecnológicas de Jardinería y
    Paisajismo (NTJP) contempladas en el pliego de prescripciones técnicas del contrato entre Ayuntamiento y la empresa que presta el servicio.
  • Elaboración de un Plan de Gestión del Arbolado por profesionales de la arboricultura y de un Plan Director del Arbolado Urbano mediante participación ciudadana.

4 Recuperar y poner en uso zonas degradadas:

  • Recuperación de los barrancos del municipio para hacer de ellos lugares que pueden usarse mediante la habilitación de jardines, paseos, zonas de juego, etc. partiendo de criterios de restauración ecológica, con flora y fauna propia de cada zona.
  • Potenciación de la implicación vecinal en la recuperación de zonas degradadas, antiguos jardines abandonados, etc.
  • Acción de choque de mejora paisajística mediante la participación vecinal, la reflexión y la responsabilidad compartida sobre el mantenimiento y mejora del paisaje como un bien de la comunidad.

5 Apoyar activamente la ILP para la Protección del Arbolado Urbano.

COMPÁRTEME