Entrevista a Raúl González Suarez

FUENTE: DIARIO DE AVISOS 08/09/20
TEXTO: GABRIELA GULESSERIAN
FOTO: FRAN PALLERO

“Asamblea por La Orotava ha servido para regular la forma de hacer política en el municipio”

En el último pleno, celebrado el 28 de julio, se despidió de la política municipal después de cinco años como concejal. “Quién lo diría”, apunta, ya que su estancia institucional no la programaba tan larga. Entró en el proyecto de Unid@s Sí Podemos en 2015 (actualmente Asamblea por La Orotava) “para echar una mano” a la unidad de la izquierda en el municipio, y por diversas circunstancias terminó encabezando la lista, tanto en las elecciones de ese año como en las de 2019. No eran sus planes, ya que no había participado nunca en la lista de ningún partido. Su salida
estaba programada por la rotación de cargos, ya que en su grupo no creen en la política profesional. “Yo no me meto en lo que quieren hacer las personas, pero
cuando te dicen que “en la política estamos de paso y llevan 26 años”, da que pensar”, sostiene.

¿Logró los objetivos que se propuso desde su creación Asamblea por La Orotava?

“Se lograron muchos de los objetivos que habíamos planteado en el primer mandato. Se hizo una oposición propositiva y con mucha actividad institucional. Pensábamos al menos refrendar los tres concejales que conseguimos en 2015, pero es verdad que
las expectativas que teníamos en las últimas elecciones no se cumplieron y perdimos uno. Hemos hecho estudios para conocer las causas y estamos en aras de corregirlas y de agrandar el proyecto y la presencia de la Asamblea, no solo en el Ayuntamiento, sino en los 28 barrios de La Orotava, pero se hace muy difícil. Pero si no entramos en la dinámica de que nos conozcan, no podremos hacer nunca una oposición verdadera y real para sustituir al gobierno de Coalición Canaria”.

¿No tener presencia en los barrios fue una de las causas del mal resultado electoral?

“Evidentemente, porque nos centramos mucho en el núcleo principal, es decir, en el centro, donde la izquierda saca los mejores resultados. Pero está claro que si queremos apostar por quitar el poder a CC después de 37 años, nos tenemos que acercar más a los diferentes núcleos. Hemos sido capaces de renovar más del
50% de la candidatura de 2019 y ahora está en manos de ella. Hay que dejarla que actúe y quitarnos los miedos de que no son las personas tradicionales, que ya tienen
cierta experiencia, pero a las que hay que apoyar quedándonos en la organización. Esa es la tarea que me encomiendo hasta 2023: respaldar a los concejales Manuel
Pacheco
y Aida Salazar. Esta última seguramente será la portavoz y es una persona que tiene madera suficiente, ganas, inteligencia y va a jugar un papel
importante en la oposición”.

“…si no entramos en la dinámica de que nos conozcan, no podremos hacer nunca una oposición verdadera y real para sustituir al gobierno de Coalición Canaria”.

Usted se define como un hombre de pactos y eso dista bastante de la manera que venían haciendo política los partidos que conforman la Asamblea, que eran más críticos, beligerantes y de ir a los tribunales…

“Cada uno tiene su idiosincrasia y su forma de ser. Yo entiendo la política de otra manera. El insulto por el insulto no lo concibo, ni en mi vida profesional, ni
personal y menos en la política. Se puede ser contundente sin llegar a frases altisonantes en plan “CC es un partido corrupto” o “CC lleva 26 años sin hacer nada”. Si con las propuestas que hacemos en el grupo hacemos mejor al Gobierno, me doy por satisfecho”.

¿Y eso le ha supuesto algún problema en la Asamblea?

“No. Y cuando han dicho que teníamos que ser más duros o más críticos les pregunto cómo. Porque muchas veces las personas que no han participado en la política institucional creen que se puede levantar la mano en el pleno e intervenir inmediatamente, y eso a veces no es así. Me pasó a mí mismo, que pensé que
era mucho más abierta y sin embargo está bastante encorsetada. Aun así, se ha conseguido mucho. Los asuntos fundamentales de la agenda política de este
municipio son propuestas que han partido, en gran parte, de la Asamblea, como todo lo relacionado con la soberanía alimentaria; la ampliación del Mercadillo; la adhesión al Pacto de los Alcaldes y la lucha contra el rabo de gato, siendo el primer municipio que tiene un plan específico para ello. También aquellos que tenían por objetivo concienciar sobre los derechos sociales, o nuestra lucha contra la regla de gasto y el plan de estabilidad, asumido a partir de 2018. Y muchas otras que están
aprobadas y en un cajón”.

“Si con las propuestas que hacemos en el grupo hacemos mejor al Gobierno, me doy por satisfecho”.

¿El balance es productivo?

“Sí, estoy contento del trabajo realizado. No por mí, sino por el grupo, y además hemos servido para regular la forma de hacer política en este municipio. Ahora,
el grupo de gobierno, aunque tiene mayoría, no se atreve a tomar determinadas decisiones. Cuando nosotros y el PSOE nos hemos opuesto en las comisiones o en la Junta de Portavoces, CC ha dejado sobre la mesa muchas cuestiones, porque no quiere llevar el debate al pleno. Y cuando hemos hecho críticas fuertes, no
nos han contestado porque no les hace daño electoralmente”.

En su despedida valoró la política de “diálogo y respeto” que hay en el Ayuntamiento y, al mismo tiempo, el resto de concejales y el alcalde destacaron lo mismo de usted…

“El diálogo y el respeto son valores muy importantes y en el mandato que yo he vivido han estado presentes. Hemos tenido enfados en las comisiones por discrepancias, pero siempre con el diálogo y el respeto por delante.
Ahora es más difícil hacer oposición, porque este grupo de gobierno no entra en el debate y en la controversia, pero al mismo tiempo hay una escucha, un diálogo y, en los últimos meses, una acentuación de las propuestas que se hacen desde los grupos de la oposición”.

“Los asuntos fundamentales de la agenda política de este municipio son propuestas que han partido, en gran parte, de la Asamblea”

¿La pandemia ha marcado un antes y un después en la manera de hacer política?

Asamblea por La Orotava ha servido para regular la forma de hacer política en el municipio mayoría que se tenga. Hay que sentarse, hablar y mirar cuáles son las propuestas más adecuadas. Y así hemos aprobado por unanimidad un documento con más de 50 medidas. Hay un compromiso de hacer y nuestra tarea
en los próximos meses será que ese compromiso se cumpla”.

¿Fue acertado el cambio de siglas de Unid@s Sí Podemos a Asamblea por La Orotava tres meses antes de las elecciones?

“Nosotros sabíamos que traería consecuencias y que nos podía perjudicar, pero era necesario. Teníamos claro que USP no podía continuar, porque por dentro estaba roto, dividido, con opiniones muy enfrentadas y dificultades para llegar a acuerdos.
Somos conscientes de que el cambio de siglas nos perjudicó, pero las diferentes asambleas generales decidieron que valía la pena arriesgar y sentar unas bases nuevas, provocar una modificación de la lista de más del 50% y atraer a gente de otros perfiles con menos experiencia política, pero con proyección en el futuro. No terminamos de cuajar en esa lista la representación territorial, porque es muy
complicado convencer a la gente que trabaje en la oposición”.

“CC ha dejado sobre la mesa muchas cuestiones, porque no quiere llevar el debate al pleno”

¿Cree que La Orotava tiene posibilidades de conseguir la declaración de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO?

“Hay que intentarlo, aunque es muy difícil, sobre todo convencer a alguien de fuera de que somos exclusivos, y por eso hemos buscado una vía mixta que puede darnos más posibilidades. En cualquier caso, pienso que se puede hacer mucho por el camino en la transformación y el mantenimiento del municipio, y en tomar conciencia del patrimonio que tenemos. Nunca he entendido cómo teniendo un
núcleo histórico tan definido y cuidado, La Orotava no ha sabido, en parte, atraer vida. En general, las ciudades patrimonio han servido de desarrollo comercial y, sin embargo, en la Villa el centro se está muriendo en los últimos años por culpa de
una política equivocada de grandes superficies”.

COMPÁRTEME